lunes, 31 de agosto de 2009

¿Por qué es tan importante planificar?


Muchas veces no se entiende el significado de planificar antes de realizar cada clase, porque se tiende a asumir esta tarea como un trámite con el que hay que cumplir frente a la Dirección o a la Unidad Técnico Pedagógica de establecimiento educacional del cual somos profesores.


Planificar se ha transformado en una actividad más bien mecánica para muchos de los educadores, las cuales no coinciden con el desarrollo de sus clases o gran parte de ellas.


Sin embargo, planificar es un trabajo fundamental en la labor docente, muchos se preguntarán por qué es tan importante, la respuesta más clara es la siguiente: “permite unir una teoría pedagógica determinada con la práctica”. (http://www.iglesia.cl/laserena/centinela/plan/planif.htm). A su vez, nos permite seguir de manera coherente la secuencia de aprendizajes que proponemos en relación con los logros de los estudiantes. Si no se realiza esta clase de planificación, es muy probable que los alumnos perciban la poca claridad del profesor en cuanto al seguimiento de la clase y aún más importante, notarán una serie de ideas aisladas sin sentido alguno. El destino de esta enseñanza probablemente será la acumulación de aprendizajes más que el logro de un proceso.


La clave para lograr una planificación adecuada es entender la planificación como un modelo previo, en lugar de entenderla como una imposición.




En muchas ocasiones se pierde la relación que existe entre la planificación y la práctica pedagógica. La importancia de la planificación radica en la necesidad de organizar de manera coherente lo que se quiere lograr con los estudiantes en el aula. Para lograr esto es necesario preguntarse previamente qué es lo que se aprenderá, para qué se hará y cómo se puede lograr de la mejor manera. Sin realizar estas preguntas previamente, probablemente la clase será un fracaso, ya que quien debe tener más claro lo que se enseñará, cómo y para qué es el docente, ya que es él quién transmite a sus alumnos tanto conocimientos como contenidos.


Desde este punto de vista, se deben determinar claramente los contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales. Pero no basta con solo planificar, sino que también debemos pensar en la finalidad de lo que estamos haciendo, ya que para los alumnos y alumnas es fundamental reconocer algún tipo de motivación o estímulo frente a los nuevos aprendizajes, de lo contrario no les encuentran otro sentido a las clases más que información para una futura nota en alguna u otra evaluación.


Además, es muy importante considerar la forma más adecuada e interesante de enseñar los distintos contenidos, de manera que éstos sean significativos, cercanos e interesantes para los estudiantes, por lo mismo es recomendable modificar año a año las planificaciones, ya que como educadores cada año nos veremos enfrentados a distintos grupos, estudiantes con distintos intereses, lo cual enriquece más aún nuestra vocación como docentes.

Luego de realizar la clase basándonos en la planificación realizada anteriormente, es muy importante verificar si las actividades propuestas se dieron según lo planteado, si fueron exitosas, interesantes y acorde a lo que se quería transmitir.


Por último, es fundamental mejorar los errores cometidos, modificar y reestructurar aquellas fallas que se dieron en el aula, siempre siendo flexible ante nuevas propuestas.


Magdalena Subercaseaux



31 de Agosoto 2009

Bibliografía:
http://www.uhu.es/cine.educacion/didactica/0060recursosdidacticos.htm
www.educarchile.cl
http://www.iglesia.cl/laserena/centinela/plan/planif.htm
http://www.piqueras.org/docent/qualitat/iso_sdpi/9000/fig5.gif

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada